"Alimentos" procesados. ¿Por qué deberías evitarlos?

Exo Firma1


La revolución industrial tiene su lado bueno y su lado malo.
Hoy voy a hablar de uno de los malos, uno que afecta seriamente a nuestras salud y a la calidad de vida. Me refiero a los alimentos procesados y especialmente a los muy altamente procesados. He dicho alimentos pero yo les llamaría mas bien productos, ya que se parecen poco a los alimentos en su estado natural, perdiendo su valor nutricional y añadiendo un sin fin de sustancias artificiales, químicas, aditivos que no benefician especialmente nuestra salud, mas bien lo contrario.


Hoy día estos alimentos procesados inundan las estanterías de los supermercados y llenan nuestras despensas y neveras.

Alimentos Procesados1

Han llegado para quedarse definitivamente y formar parte de la vida cotidiana en una época en la que cada vez hay menos tiempo para cocinar y se recurre a las comidas preparadas y rápidas con mayor frecuencia.
Somos la única especie del planeta, junto a nuestras mascotas, que estamos dejando de comer la comida a la que estamos adaptados y gracias a la que estamos hoy aquí, y así nos va. El agua, las frutas, las verduras, hortalizas, tubérculos carnes, pescados, frutos secos, en su estado natural están siendo relegados por cereales refinados y azucarados, bebidas alcohólicas y azucaradas, platos preparados, patatas. chips, panes, galletas, mermeladas, margarina, lácteos azucarados, carnes y pescados procesados o en conserva, etc.

La mayoría de alimentos que comemos están procesados de alguna manera. Las manzanas se recogen a partir de árboles, la carne picada ha sido picada antes en una máquina y la mantequilla ha sido separada de la leche y batida. Pero existe una diferencia entre los procesos mecánicos y químicos. 

Los alimentos que han sido químicamente procesados y fabricados exclusivamente a partir de ingredientes refinados y sustancias artificiales, son los que conocemos generalmente como “alimentos procesados”. La industria alimentaria marca las pautas de nuestra alimentación, tanto es así, que anteponemos la comida lista para comer, congelada y enlatada, a la verdura y fruta fresca o de temporada.
Hay que decir que hay cierta confusión a la hora de concretar a que alimentos y productos nos referimos con el término de procesado. Podemos encontrar alimentos mínimamente procesados, con bajo impacto para nuestra salud y alimentos altamente procesados, con efectos nefastos para la salud. Puedes consultar este artículo si quieres ver una clasificación más detallada sobre el grado de procesamiento de los alimentos (que alimentos se consideran procesados).

Alimentos Procesados2


Veamos resumidamente una clasificación sobre el grado de manipulación de los alimentos:

Alimentos mínimamente procesados

Son alimentos preparados para facilitar su consumo.
Es el caso de, por ejemplo, frutos secos sin cáscara (nueces, almendras, avellanas...) y de hortalizas o verduras listas para consumir o preparar (lechugas lavadas y cortadas en bolsa), sin ingredientes añadidos de ningún tipo.


Alimentos sometidos a algún tipo de tratamiento

Alimentos que se han visto afectados por algún proceso tecnológico.
Sería el caso de alimentos congelados o ya cocidos: latas de conservas (latas de atún u otros pescados), verduras congeladas, etc.


Alimentos con ingredientes añadidos

Se trata de alimentos que incorporan ciertos añadidos que alteran o mejoran sus propiedades con el fin de potenciar su sabor o apariencia.
Es el caso de edulcorantes, colorantes y conservantes, muy usuales en salsas ya preparadas.


Alimentos muy procesados

Alimentos aptos para su consumo inmediato que han sido sometidos a un alto nivel de procesamiento.
Por ejemplo, galletas, dulces, patatas fritas chips, cereales, embutidos...


Alimentos altamente procesados

Son alimentos como pizzas congeladas y demás platos listos para introducir en el microondas.


Los alimentos procesados suelen ser muy cómodos y fáciles cuando no se tiene tiempo para cocinar, no sabes cocinar o no se disfruta cocinando. Platos preconizados, charcutería, latas de conservas, pizzas, pan con embutido, etc.
Debemos tener en cuenta que estos alimentos tienen inconvenientes y por ello se han de evitar o por lo menos reducir lo máximo posible su consumo. Estos alimentos sufren cambios en su composición nutricional, pasando de ser un alimento fresco y natural a ser un alimento procesado. Pierden parte de su fibra dietética, su contenido en agua, perdida de vitaminas y minerales entre otros nutrientes, sin olvidarnos de otras sustancias que se le añaden como son: sodio, azúcar, grasas (muchas de ellas hidrogenadas), etc.


Inconvenientes de los alimentos procesados

Uno de los principales inconvenientes es su baja densidad nutricional y su alta densidad calórica. Es lo que llamamos calorías vacías. Aportan muchas calorías en proporción a la cantidad de nutrientes. Tienen un alto contenido en azúcares refinados y grasas (trans), y por otro lado sufren una pedida importante de fibra, antioxidantes y micronutrientes.


Suelen tener una alta palatabilidad lo que incitan a su consumo desmesurado legando incluso a crear adición. Producen una sensación placentera o gratificante tras su ingesta. Muchos alimentos procesados han sido diseñados para ser tan increíblemente gratificantes para el cerebro, que poco podemos hacer para no caer en la tentación. Está demostrado que consiguen hacernos comer mucho más de lo que necesitamos, poniendo en peligro nuestra salud.


El consumo excesivo de los alimentos procesados esta relacionando con un mayor riesgo de padecer enfermedades: cáncer, hipertensión, diabetes, obesidad, depresión, entre otras patologías.


Aunque algunos son realmente baratos debido a la mala materia prima que contienen, encarecen la cesta de la compra, como pueden ser los refrescos, salsas, pizzas, embutidos, dulces, comida preconizada, lácteos azucarados, conservas, etc. El agua es mucho más barata que los refrescos y la comida hecha a partir de productos frescos es más económica que la ya precocinada y envasada.


Los alimentos procesados son altos en grasas no saludables. Por lo general, contienen grasas baratas, aceite de semillas refinado que a menudo está hidrogenado, lo que lo convierte en grasas trans. Varios estudios demuestran que cuando la gente consume estos aceites, tienen un riesgo significativamente mayor de sufrir enfermedad cardíaca, que es la causa más común de muerte en los países occidentales actualmente.


Alto contenido en hidratos de carbono refinados. Uno de los principales problemas es que los hidratos de carbono refinados se descomponen rápidamente en el tracto digestivo, lo que conlleva picos rápidos de azúcar en sangre y de insulina. Esto provoca que tengamos antojos de carbohidratos unas horas más tarde, cuando los niveles de azúcar en sangre bajan de nuevo. De ahí de las ganas de comer cada poco tiempo, la falta de energía, bostezos, fatiga, sueño, etc. Los hidratos de carbono refinados están directamente asociados a problemas serios como la diabetes tipo 2, la obesidad, y otros problemas de salud.


Contienen todo tipo de ingredientes artificiales: conservantes, colorantes, potenciadores del sabor, texturizantes, ect.

Alimentos Procesados3


“En la dosis esta el veneno"
. Comer puntualmente o esporádicamente algún alimento procesado va a tener poco o ningún impacto negativo en nuestra salud, pero basar nuestra alimentación mayoritariamente en este tipo de alimentos puede tener consecuencias muy serias y poner en riesgo la salud. Intenta alimentarte principalmente de alimentos frescos, naturales y preferiblemente de temporada, come Comida Real y no productos. 

El mundo evoluciona y cambia, y tenemos que adaptarnos a esos cambios, pero nuestros alimentos deben ser los de siempre, a los que nuestro cuerpo se ha adaptado durante millones de años, concretamente el 99% de nuestra existencia. La industrialización alimentaria ha introducido infinidad de comida artificial y altamente procesada estos últimos 50 años que nada tiene que ver con los alimentos a los que estamos apartados. En la actualidad el 75% de nuestra alimentación consiste en productos que el hombre del paleolítico no consumía: cereales, azúcares, aceites vegetales, lácteos y bebidas alcohólicas. A ningún animal en el zoológico le dan comida procesada o productos, le dan la comida de su hábitat natural, y esto mismo debería ser para los seres humanos así como para nuestros animales domésticos.


“Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina". -Hipócrates.


Exo Firma

SUSCRÍBETE A NUESTROS BOLETINES

CDM SIGLO XXI

C/ Luis Legaz Lacambra, S/N
50.018 ZARAGOZA
Tlf. 976 519 862
infosigloxxi@homsasport.com
Mapa

CDM JOSÉ GARCÉS

C/ Tetuán, 1
50.007 ZARAGOZA
Tlf. 976 380 256
info@homsasport.com
Mapa

Área de fitness y salud. Ayuntamiento de Zaragoza
Scroll to top